M: “Ser portada de una publicación es siempre un honor, pero serlo de una de las revistas de música clásica más importantes del mundo y, además, en su primera edición impresa tras dos meses de parón, son añadidos que me llenan de satisfacción y orgullo, de esperanza y optimismo”, nos dice el protagonista, nuestro director y fundador, Marco Antonio García de Paz, con el ejemplar entre sus manos, recién salido del horno.

“A viva voz”, título de la extensa entrevista que Eduardo Torrico, redactor jefe de Scherzo, le ha hecho a García de Paz, es un grito de guerra, la expresión de sus enormes ganas de que las voces de los coros y los instrumentos de las orquestas vuelvan a escena a pesar de, o gracias a, las medidas de seguridad que se imponen en estos tiempos de “desconciertos”.

Atinada en esta idea estuvo Beatriz Montes, fotógrafa asturiana, al proponer un retrato ad hoc, con mascarilla.

Está claro que las cualidades de Marco Antonio García de Paz son algo suyo, con lo que se nace, pero para conseguir buenos frutos hay que contar con una tierra fértil y buena simiente, es decir, con un selecto grupo de grandes personas que han ido pasando por el coro principal, El León de Oro, y que, con intenso trabajo, mucha ilusión y unas cotas de calidad altísimas, han recibido más de 50 premios nacionales e internacionales, convirtiéndolo en una de las agrupaciones de referencia del panorama europeo.

Desde este atril online, Marco quiere darles las gracias, así como a todas las personas que de una forma u otra han hecho posible: Elena Rosso, su mujer, directora y cofundadora del proyecto El León de Oro; a toda la enorme familia de coros (El León de Oro, Aurum, Ferrum, Peques LDO, Padres y Madres LDO); a nuestra agente y amiga Adela Sánchez Producciones; a nuestros mecenas, sin quienes nada sería lo mismo; a la revista Scherzo, en particular a Eduardo, Juán, Arancha y Valentín; y, por supuesto, a todas las personas que a lo largo de estos 23 años han estado ahí, asistiendo, aplaudiendo y animando en nuestras aventuras.

A toda esa maravillosa gente… GRACIAS