Quienes ya conocéis a Elena Rosso no hace falta que os cuente la energía y el entusiasmo que trasmite, lo que, unido a su exquisita profesionalidad y buen hacer, la convierte en la maestra de coro perfecta ante cualquier agrupación que caiga en sus manos.

No solo dirige al prestigioso coro de voces femeninas AURUM, sino también al coro PEQUES LDO, ambos como parte del PROYECTO LDO que co-dirige con su pareja, Marco Antonio García de Paz. Con estos coros ha obtenido premios internacionales en certámenes como Tolosa, Debrecen, Varna, Torrevieja, Cantonigrós, Arezzo, Rimini o Montreux.

Hoy charlaba con ella sobre el concierto que darán mañana, miércoles 16 de septiembre, a las 20:30 en el Teatro Jovellanos.

  • BM: Hola Elena. Supongo que a pesar de la experiencia siempre hay nervios, máxime cuando la COVID-19 os ha apartado de los escenarios durante tanto tiempo. 
  • ER: Así es. Empezamos a ensayar ya en el mes de julio, contando con un concierto que íbamos a tener en agosto pero que finalmente se canceló. Y ahora por fin nuestro trabajo va a ver la luz. Estamos todas muy ilusionadas con el regreso público y con la puesta en escena de mañana, ya que estaremos tanto el coro como el público en el escenario e invertidos, el coro de espaldas al patio de butacas y el público al fondo del escenario.
  • BM: Si no recuerdo mal, es vuestro regreso al Jovellanos tras el gran éxito del maravilloso espectáculo “Helladia o los cuerpos de Atalanta”.
  • ER: Efectivamente. Esa fue una experiencia muy enriquecedora a la par que muy complicada. Pero tanto esfuerzo fue recompensado. Esperamos que se pueda volver a interpretar en breve en otros teatros. Había varias iniciativas, pero…

  • BM: ¿Nos puedes adelantar un poco el programa de mañana?
  • ER: Claro, se trata de un programa muy dinámico, de unos 40 minutos de duración, con obras de Nueva Zelanda, Finlandia, Eslovenia, EEUU y España. Entre ellas las hay religiosas y laicas contemporáneas, como la obra Estou amor aquí del compositor gallego Julio Domínguez o el Panta Rhei, que tantas alegrías nos está dando últimamente, del norteamericano Jim Papoulis. El título se traduce por Todo fluye y se trata de una pieza de gran fuerza y dificultad que nos enseña que en la vida estamos en continuo aprendizaje. 
  • BM: Entiendo que no faltará la coreografía.
  • ER: No, de hecho no habrá pausas ni aplausos entre las obras, y estarán enlazadas por sonidos y movimientos en escena para conformar un programa fluido y sin interrupciones.

  • BM: La coreografía ha pasado a cobrar una gran importancia en las actuaciones de AURUM y del coro PEQUES LDO también. ¿Cuál es la razón?
  • ER: Bueno, muchas obras ya llevan algo de coreografía, o de movimiento, escrito en la partitura. Pero luego hemos ido añadiendo nuestras propias coreografías porque he comprobado que funcionan muy bien y que al público les resultan muy elocuentes. Tenemos la suerte de contar entre nuestras filas con una profesora de expresión corporal. Ana Pérez de Amézaga, que no solo diseña las coreografías sino que además trabaja corporalmente con el coro.
  • BM: Cuéntanos, si puedes, algo sobre vuestros planes de futuro.
  • ER: Puedo, puedo. Nuestro siguiente compromiso es con el coro El León de Oro el día 3 de octubre en la Catedral de Oviedo con motivo de la Noche Blanca, y también estamos pendientes de que nos confirmen la celebración del 5º Congreso Nacional de Directores de Coro, en el que participaríamos el 24 de octubre en Burgos, y otro en diciembre en Cantabria. Pero como digo, estos dos últimos están sin confirmar aún.
  • BM: Muchas gracias, Elena, por hablar siempre con tanta ilusión del gran trabajo que realizas con tus coros y tus clases.
  • ER: Lo siento así, y se me nota a pesar del cansancio de hoy, jajaja. Gracias y espero veros mañana en Gijón o el día 3 en Oviedo.

Beatriz Montes para LDO