Os dejamos aquí el enlace a la noticia completa publicada por el prestigioso rotativo británico The Guardian, y a continuación el extracto en el que se menciona a El León de Oro traducido.

Otras selecciones de esta semana

Junto con su religión, los primeros colonos de América del Sur trajeron su música litúrgica, gran parte de ella producto de la gran Edad de Oro de la música coral española. Esas exportaciones incluían obras de Francisco Guerrero (1528-99), cuya música circuló por el imperio español aún más ampliamente que la de sus contemporáneos Morales y Victoria. Aunque Guerrero nunca cruzó el Atlántico, viajó mucho desde su base en la Catedral de Sevilla; entre sus viajes se encuentran una peregrinación a Tierra Santa, deteniéndose en su viaje de regreso en Venecia, donde se publicó algo de su música, incluyendo sus Canciones y Villanescas Espirituales. Una selección de esas cuatro partes, en su mayoría canciones seculares, pone fin al disco de Hyperion de El León de Oro, dirigido por Peter Phillips y Marco Antonio García de Paz. Están precedidas por una serie de piezas litúrgicas, incluyendo un Magnificat, el encantador motete de coro doble Laudate Dominum, y un conjunto de Lamentaciones, que recientemente salieron a la luz en un manuscrito en la Catedral de Guatemala.

Como vemos, el disco de Guerrero sigue “dando guerra”, y que no pare.