Cuando a Churchill le pidieron que redujera las ayudas a las fundaciones culturales durante la II Guerra Mundial, él respondió: «Entonces, ¿para qué luchamos?»

Con el soporte de nuestros benefactores hacemos posible este proyecto creativo y confiados en nuestro progreso nos encomendamos al mecenazgo de cuantas empresas y particulares quieran apoyarnos.